Make your own free website on Tripod.com
PARADOJA
Bismar Galán
Home | Milagro Haack | Salomón Valderrama | Pedro Pablo Pérez | Bismar Galán | María Cristina Solaeche | Carlos Calero | Angelica Murillo | Graciela Wencelblat | Valentín Amaro | Paolo Svegliate | Silvia Spinazzola | José Mañoso Flores | César A. Terrero Escalante | Traducciones

Bismar Galán. Santiago de Cuba, Cuba. Radicado en Santo Domingo, República Dominicana desde el año 2002. Es ensayista, narrador y poeta. Su obra se encuentra dispersa en revistas y antologías de su país y del extranjero, entre ellas: Metapoesía de Mí y Antología de Metapoetas. Ha alcanzado varios premios en concursos literarios en su país en Cuento para Niños, colección El Valle de los Cerezos y La Jicotea Lali. En Décima con la obra Agonía del Pez. Es autor de los libros de poesía Discurso de la Sombra y Ojos Verticales. Ha recibido diversos reconocimientos por su acción literaria e investigativa en el área sociocultural. Es miembro del Taller Literario Café Bonaparte de Contramaestre. Cuba. Actualmente es miembro del Movimiento Internacional de la Metapoesía.

Poemas del libro “Ojos Verticales” (selección)

SEX-SYMBOL

Podría interrogar el béisbol
de Joe DiMaggio
el drama de Arthur Miller
el poder de la banda Kennedy
si no bastara la Norma Jean Mortenson
en profundos encargos que
aún cabalgan
en La jungla de asfalto
Ella sabe que no siempre
Los caballeros las prefieren rubias
y por eso no se queda con Eva
al desnudo
Con faldas y a lo loco.
Ahí está como centro de Vidas rebeldes.
De pie ahora de pie en la Bus Stop
que rompe manchas si son ciertas
en un sex-simbol Y al final
todas en una sola carne
modelo de perfil en la pantalla
con la artística perfección Monroe.
Asimismo busco yo ese carrusel
que en desenfreno sin nombre
le llevó al paraíso.



COBRAR EL SENTIDO

Se va el sentido
en los bordes de la sordidez
o del sosiego
en la montaña que nos mira y nos vira
los ojos como flecha a su norte.
Se aprieta las cuerdas se resiste
esa la flor que sube del polvo
contra la acidez del hombre
y sus argucias
contra el sable que se viste de paloma
para fingir la paz o la cruz
por encima del cielo.
Se va en espiral
con el humo y el rojo de la carne
con el discurso en una bolsa larga
como el camino de cada paso
sobre el vidrio.
Se va en el silencio de la cripta
con la voz de luciérnagas
que comparten su vómito.
Se va el sentido del mundo
hacia el mundo por el mundo.
Se va el sentido del mundo.
Se va el sentido.
Se va.



LA PAZ DE LA PALABRA

Las palabras se ríen de las palabras
y buscan su música en otros compases.
Las palabras se prestan y disputan
el espacio
en el Espacio y el Tiempo.
Las palabras se dan las manos
y se ciñen sin nombres hasta el sudor
Hasta convertirse en lluvia o fuego
y caen o se elevan sin calcular la altura.
La palabra de la mano de la palabra
se quita su antifaz de siempre y se define
en un cuerpo de esbeltez y a veces
de locura.



TIEMPO EN PERSISTENCIA

Traigo
tu Persistencia de la memoria
en la memoria.

Sobre el tapiz
un tiempo-luz que se pierde
con tus hormigas
y nos deja sobre el azul
casi escarlata
por donde rodamos
con la fluidez del queso
en tu locura.

Para qué el cronómetro
basta la indefinición
de tus formas.
Por qué ese tiempo
que se resbala que pende
de cualquier estribo
o yace sobre el crepitar
de las blandas espumas
Azul de tu tiempo

¿No es posible
simular el tiempo
en otra cualquier
persistencia?


CONTRA-DICCIÓN DEL BOSQUE

Tell escapa del cuento por un tallo del trigo
a pesar de las aguas y la aridez de los soles.
Una pizca del arco llora la fibra para asir
el retozo o la sangre de sus puños.

Hay un gorrión Un gorrión que muerde
un filo de sueño a la noche sin el albor
de la flecha ni la manzana.
Hay un gorrión que gime al recordar
porque la provisión es cuento de grandes
y no hay reloj que entienda los años.
Ese gorrión codicia al perdiguero
con el filo o su lanza porque el verdugo
le constriñe el bosque.

Hay un gorrión en éxtasis Permanecer
es llave imposición o herencia.
Hay un gorrión con ojos de albores
una foto sin luces ni caza ni fruto.


www.paradoja.net