Make your own free website on Tripod.com
PARADOJA
Pedro Pablo Pérez
Home | Milagro Haack | Salomón Valderrama | Pedro Pablo Pérez | Bismar Galán | María Cristina Solaeche | Carlos Calero | Angelica Murillo | Graciela Wencelblat | Valentín Amaro | Paolo Svegliate | Silvia Spinazzola | José Mañoso Flores | César A. Terrero Escalante | Traducciones

arreglo.jpg
Pedro Pablo Pérez

Nací un día miércoles 22 de Octubre de 1957, en la ciudad de Holguín, en la hermosa Isla de Cuba.
Colaboré con artículos y reportajes para las Revistas Muchachas y Bohemia, así como para los periódicos: Tribuna de La Habana y del Economista.(CUBA) He publicado los poemarios: "Marea Alta" y "El Néctar de las Abejas” y los cuentos: "Carlota de los Espíritus/Luna Verde”, bajo el sello Ediciones El Salvaje Refinado http://www.elsalvajerefinado.net (Estados Unidos). He sido publicado por la revista virtual "Almiar" (España), Estandarte.com, Revista Paradoja y en la Antología poética: Amor Imposible” del centro poético español. Tuve la dicha de ser premiado por la casa del escritor de Marianao, en La Habana .Cuba, en el año 1991 con la poesía: “Años”. Y ahora después de mucho tiempo, he tenido de nuevo la dicha de ser semifinalista en un concurso, con la poesía: “En mi silencio”, en este certamen convocado por el Centro poético de España. Página web personal: : http://www.pedropabloperez.com

En la distancia

De aquel pedacito de verde
flotando sobre el mar,
me llega su brisa perfumada de nostalgia.

Sobretodo en la noche
cuando la luz se apaga.

Entonces comienza el conteo regresivo
que me lleva a otoños del pasado.

Al prenderse el sol en la mañana,
se disipa el aire de congojas.

Y vuelvo a amarrarme a otras tierras,
donde crece la historia de otros tiempos.



El encuentro

Hay una amplia sonrisa en mi camisa blanca,
alegría indiscutible en los zapatos nuevos.
Porque estoy de estreno para el encuentro.
No importa la billetera vacía,
y mis bolsillos lleven de ocupante a mis dos manos
Voy a donde están las estrellas,
en la nube limpia que la imaginación renueva.




Muchacha


Hoy vi llorar a una muchacha.
Me guardé su llanto,
caminé junto a ella.

Vi como el aire
enjugó su rostro.

El mundo giraba
sin advertir su encanto.

Cuando todo fue oscuro,
me quedé dormido.

Y llevé a mis sueños
a una muchacha que lloró en silencio.



Neptuno

Sentado en la grieta de la oscura montaña.
Está el muchacho ausente con la piel abierta.

Sus músculos se contraen,
en la sublime erección que le provoca el viento.

Húmedo de lluvia y rocío,
va buscando la sal que retoza el sexo,
abrazando la espuma que le trae las olas.

Sumerge cautivo a penetrar el fondo,
y como Dios de los mares,
emerge imponente entre las duras rocas.

Convirtiendo en hechizo,
la fantasía divina que coronó su imagen.