Make your own free website on Tripod.com
PARADOJA
Paolo Svegliate
Home | Milagro Haack | Salomón Valderrama | Pedro Pablo Pérez | Bismar Galán | María Cristina Solaeche | Carlos Calero | Angelica Murillo | Graciela Wencelblat | Valentín Amaro | Paolo Svegliate | Silvia Spinazzola | José Mañoso Flores | César A. Terrero Escalante | Traducciones

Paolo Svegliate  (Camaguey. Cuba 1973) Actualmente vive en Londres.

Nací en un periodo post-critico, de los tantos acaecidos en la historia de nuestra pobre tierra, crecí en una de las décadas mas herméticas y fructíferas económicamente de la etapa “revolucionaria”, el sistema efectivamente influyo en mi forma de pensamiento para hacer de mi un total iconoclasta, y un ser falto de toda ideología al derrumbarse la fe “revolucionaria” si es que existió algún día, desde muy joven creció en mi el instinto de dos deseos, el de escribir (pero sin animo de oficio) y el que despertaba en mi contemplar un cuerpo de alquimia brutal y alucinógena, estos dos se han entrelazados continuamente y han creado momentos y líneas de bastante buen gusto. Viví la desolación de una familia, de un país y de mi propio ser a lo largo de esta irritante existencia, pero sigo exprimiendo el liquido que queda para beber y no dejar que se agote el aire que procura una pequeña partícula de polvo en el espacio.

paolosvegliate@yahoo.es     //     www.paolocamaguey.galeon.com

 

UN AMARGOR VERDE Y LUMINOSO

Anillo invisible en la espesura,
Acrílica caverna de mis ansias,
Subterráneo camino de la luz.

Una oleada enceguecida de estertores,
Una sola sinrazón a mis razones,
Un ligero aletazo en mi costado
Al sentir que te inoculo el calor enfebrecido
Y la plúmbea fuerza del reptil pavoroso, que seduce
Tu aniquilado tesoro entre penumbras.

Un amargor verde y luminoso,
Un quejido voraz y libertino
Recorriendo tu interior acrisolado.

Anillo invisible en la espesura,
Acrílica caverna de mis ansias,
Subterráneo camino de la luz.

En zigzagueante remolino de mis olas,
Entre racimos de lotos en conjura
Esparzo por la ocre cavidad,
Luciferina y tierna
Mi brutal e irisada esencia,
Amarga savia que tú interior acoge,
Presa de incontables llamaradas,
Iracunda y sumisa en el deseo.


LAS PEZUÑAS DEL DESEO

Desde tu ombligo te atraeré
Luciérnaga de oblicuas alas,
Y en un lunar me sentare
A obsecrar* tu cuerpo imaginario.

De tus dos pezones
(Que con loco frenesí devoro)
Solo en uno hundiré con saña
La pezuña de mi cruel deseo.

Golpeare con placer y con vehemencia
Golpeare con violencia y con demora
Tus nalgas de resignado efebo.

Cruzare una y otra vez la antesala del anillo
Acompañado de mi ingente y vigoroso falo,
Descubriendo la sepia caverna de tu entraña.

*Este término ficticio proviene de Obsecración



IMPERTINENTE AXILA

Te he comido impertinente axila,
Labio superior que aflora nítido,
Amoroso miembro que dibuja mi mente Incólume,
Hoy te he devorado con ansias reprimidas
Hoy he querido verte,
Hoy, no me has dejado,
Aun así te aprisiono y quedas como no eres,
Verdadero.
Hoy te he comido un miembro, el único,
Decir descriptible es profanar,
Es acabarme,
Es no creer que lo hice.
Hoy que estoy déjame escribir
Porque sin ganas de arrullar quejidos sigo en la puerta,
La puerta que sin ganas mutuas se ha cerrado.



PRIAPICA

Recorro tu ovalo perfecto
Con la calida tersura
De mi glande,
Y afloras un débil
Gemido de gozo
Iluminando mi lascivo ser.

En los espejos franqueables
De la esfinge
Deposito mi primera savia
Seguida del agónico suspiro.
El pudor ansia atraparme
Intenta asirme la cordura,
Mas
De las purpúreas valvas
Prisionero soy.

Sintiéndome sofocado
Emprendo la anadeada
Danza del efebo,
Hacia la dorada cúpula
De tus inquietas sierpes.
Es aquí donde mi faz refulge,
Cuando mis ríos se colman
Y preludio la catártica muerte.
 



ESTILETE

Estilete en desafío
En cornucopia estridente
Resurge imaginario
De mi lecho hasta la muerte.

Ambarino coloreo
La calida superficie
Y hecho a andar,
Inundar,
En torrentes de deseo.
Vibrante cíngaro imberbe.
De estertores truncados
Y estilete en desafío,
Siente mi aliento tu aliento
Y presiente tu aliento, el aliento
De esta ocre cavidad.
Sirvo en cornucopia estridente
Fluidos antaño viscosos,
Y como absorbente amador
Haces tañer de alegría
Las esferas cuneiformes.
Rara avis de la mente,
Desbordada la apetencia,
Encaja el estilete
En la opaca carne roja.