Make your own free website on Tripod.com
PARADOJA
Milagro Haack
Home | Milagro Haack | Salomón Valderrama | Pedro Pablo Pérez | Bismar Galán | María Cristina Solaeche | Carlos Calero | Angelica Murillo | Graciela Wencelblat | Valentín Amaro | Paolo Svegliate | Silvia Spinazzola | José Mañoso Flores | César A. Terrero Escalante | Traducciones

milagro_haack_foto_2.jpg
Milagro Haack

Nacida en la ciudad de Valencia, capital del Estado Carabobo. Venezuela.

Libros Publicados:

  • Temple Ajeno. 1990.

  • Puertas que no me Pertenecen. 1991 (Mención Honorífica Bienal Pocaterra 1987–1988).

  • Luto de otra Boca. 1992.

  • Cuarto de Ceniza. 1994.

  • Antología Poética. Poetas del Estado Carabobo. 1986-1994.

  • Cuadernos Cabriales  N° 54, editado por el Ateneo de Valencia.

  • Cenizas de Espera.  2003.

  • Cinco mañanas juntas 2003.

  • Lo callado del silencio 2004.

  • Ensayos libre-creativo, sobre la percepción del Diálogo y Simbología en otros lenguajes artísticos: artistas plásticos, ceramistas, escritores,  entre ellos: Mérida Ochoa, Fernando Sosa, Oscar Sjöstrand,  Pedro Suárez,  José Gabriel González, Ana Caravias, Alberto Hernández, Elizabeth Schön, Edgar Vidaurre, Guiomar Cuesta, (poeta de Colombia) por mencionar algunos.

  • Asimismo, escritos para catálogos de exposiciones de artistas. 

  • Presentación de jóvenes escritores,  además, textos de sus libros inéditos.

I

Pensándote

en carta de anuncio silencio

después

de andar inquieto por ese revoloteo de alma

intentando atrapar callada tez en la orilla

de cerrada flor

que te mantiene cercando  noche

doliéndote

el cuerpo,  mientras agonizo

sintiendo otra vez

             Dios en Rocío

perfumando este destierro viaje futuro

cuando miro tu aire que pasa

y suda

             fuerte frente a mí

hermano silencio

 

III

Nada

          Nada

pasa con doblar la rama

de aquel que llora bajo de ella

y

cómo pide piedad

al luchar contra la máscara

del inquieto frío

que amanece junto al agua

sostenido traje    con restos de tu ayer

y

cómo arde lo sigiloso

tras la mirada que respira aparente 

calma

desplazando 

todo cementerio hacia la otra mano 

crecido en la piel del ángel

pidiendo

ese también rápido galope

que me acerca a él

recibiendo

el trazo de su caída

y

cómo

            aplaudo  

 

V

 

No puedo negar

el horizonte cambiable

que me guía hacia el vacío vaso de raso

sabe a ti

                    sabe a tormentos de aves

bajo tierra

cuando intenta llover fuera de la piel

rocío con diferentes olas

sabe a ella

                    sabe al paseo sobre el desnudo muro

cada vez que reina Neptuno amasando aguas

que ojea la niebla

lleno de gestos

sabe a perla

                    sabe a danza el sumo silvestre

gestando piedras que serán

amuletos para el recuerdo   

antes de dar   

hasta el fondo de su oscura red

frente a ti

                    vacío vaso de raso

mi goce de nadar –segura-  en futuro cofre

gustándome         

                     tu silencio